Si tienes tu casa en Airbnb, Windu o 9flats, este post te interesa.

“Con fines de prevención del fraude fiscal se establece una obligación de información específica para las personas o entidades, en particular, las denominadas “plataformas colaborativas”, que intermedien en el arrendamiento o cesión de uso de viviendas con fines turísticos. Quedan excluidos de este concepto el arrendamiento o subarrendamiento de viviendas tal y como se definen en la Ley 29/1994, de 24 de noviembre, de Arrendamientos Urbanos, y los alojamientos turísticos regulados por su normativa específica como establecimientos hoteleros, alojamientos en el medio rural, albergues y campamentos de turismo, entre otros. Asimismo, queda excluido el derecho de aprovechamiento por turno de bienes inmuebles.”

¿Qué significa esto?

Que la Agencia Tributaria va a comenzar a tocar a las puertas de las citadas webs para obtener información sobre cuánto dinero han pagado los inquilinos a sus caseros, el tiempo que se han hospedado, así como cualquier tipo de información que “tributariamente” pueda resultar relevante.

Tengo mi vivienda inserta en una de estas plataformas, ¿qué tengo que hacer para no tener problemas con el fisco?

Pues habrá que estar al caso concreto, ya que tanto en el IRPF como en el IVA se contemplan una serie de supuestos que pueden hacer variar tu factura fiscal y que, de no aplicarse correctamente la normativa de cada tributo, puede suponer que la siguiente puerta a la que toque la administración tributaria sea la nuestra.

Saludos

Luis Góngora Carmona